Los niños de Huesca concienciarán a los conductores sobre el uso del coche en los entornos escolares repartiendo más de 4.000 folletos que informan de los beneficios de ir andando y en bici y que recogen, asimismo, peticiones de los menores a los conductores.

Resultado de imagen de frato coches niños

Este documento ha sido elaborado por los miembros del Consejo de la Ciudad de las Niñas y de los Niños, dentro del proyecto ‘Todos juntos a la escuela’.

En él, se incluyen propuestas de los menores como utilizar menos el coche, conducir más despacio y con más cuidado, no circular por las calles de los colegios o no aparcar delante de los centros escolares, según ha dado a conocer en rueda de prensa, la miembro del Consejo de la ciudad de las Niñas y de los Niños, Milena Escario.

Por su parte, la profesora Lidia Bañares ha confiado en que estas acciones “lleguen de manera directa a los conductores y sirvan de reflexión”. Junto con este folleto, se ha elaborado un video que se distribuirá en redes sociales.

 

De heraldo.es
http://www.heraldo.es/noticias/aragon/huesca-provincia/huesca/2017/05/02/los-ninos-huesca-concienciaran-los-conductores-sobre-uso-del-coche-los-entornos-escolares-1173181-302.html

Resultado de imagen de frato coches niños

Anuncios

La Bicicletada Escolar se ha celebrado con éxito por undécima ocasión con cientos de pequeños y grandes ciclistas coloreando las calles de Zaragoza , en total más de 350 bicicletas, contando a los pequeños en sillita, más de 400 participantes han asistido a la XI Bicicletada Escolar “La Ciudad de las Bicis”.

BicicletadaESCOLAR_PEDALEA 2017_ (2)
Con salida y final en la Plaza del Pilar y recorriendo puntos singulares de la ciudad, a las once horas el pelotón formado fundamentalmente por escolares ha vuelto a dejarse ver pidiendo una ciudad a escala de los niños y sus bicicletas.
El comienzo de la cita ha contado con animación de Callejeatro y una simpática actuación del alumnado del IES Pedro de Luna, mientras los participantes preparaban sus bicicletas con globos pegatinas y logos improvisados: “Las bicis molan”, “ciudades sotenibles”,…. En esta dinamización de la salida también han colaborado alumnos y alumnas de la facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza como parte de un programa de aprendizaje y servicios. A su vez, alumnos de formación profesional del EIS Itaca han colaborado un año más en guiar el grupo. Con todo esto la Bicicletada se convierte en punto de encuentro y fusión de actividades educativas internivelares que ponen de relieve la importancia de la formación ciclista para la transformación de la ciudad.

BicicletadaESCOLAR_PEDALEA 2017_ (95)

Durante el recorrido se han coreado cánticos alegres reclamando espacio para las bicis en las calles. Los y las más pequeñas han podido alcanzar su final por un recorrido menor atajando por carril bici claramente indicado por la organización. El resto han completado los seis kilómetros previstos para finalizar en el FEstival instalado en Plaza del Pilar; en esta ocasión la Bicicletada Escolar estaba inserta dentro del Festival de Culturas Ciclistas de La Ciudad de las bicis, también organizado por el colectivo Pedalea.
BicicletadaESCOLAR_PEDALEA 2017_ (108)

Participantes del Congreso Internacional La Ciudad de las Bicis han mostrado su admiración por la alta participación de niños y niñas en esta cita, así como por la actividad del movimiento ciclista zaragozano.

En la entrada anterior puedes ver más Fotos  de la XI Bicicletada Escolar 2017.

PEGATA-XI-BicicletadaESCOLAR-2017PEGATA_renamed_29585

This gallery contains 128 photos.

Haz-oir-BICICLETADA

La Bicicletada Escolar es una marcha en bicicleta con salida y llegada en la
Pza. del Pilar y que tendrá una importante presencia de niñ@s en edad escolar,
pues la misma va dirigida principalmente a los participantes en los programas
municipales “Caminos Escolares” y “La Bicicleta en la Escuela”.

RECORRIDO / Plaza del Pilar (salida sobre las 11.00), calle Florencio Jardiel, Echegaray y Caballero, Don Jaime, Coso, Paseo de la Independencia, Paseo Pamplona, Paseo María Agustín, Puente de la Almozara, Calle Valle de Broto, Avenida San Juan de la Peña, Calle Sobrarbe, Puente de Piedra, Don Jaime, Plaza del Pilar. En la Plaza del Pilar, está prevista la realización de un pequeño acto de animación previa por parte de alumnado del IES Pedro de Luna –

DÍA : Domingo 30 de abril-

HORARIO: encuentro convocado a las 10.00 para salir sobre las 11.00 horas.

FIN: Al finalizar en la plaza del Pilar se invita a los participantes a disfrutar de los talleres de exhibición de cultura ciclista pertenecientes al Festival Zaragoza, La ciudad de las bicis en twitter (@zgzesbici).

cartel-XI-BicicletadaESCOLAR-2017PEGATA_WEB

DECALOGOcartel-XI-BicicletadaESCOLAR-2017_zombra

 

¿Qué tengo que llevar a la Bicicletada Escolar?

TU BICI. Hinchada y en buenas condiciones… ¡¡Y cuánto más maqueada , mejor!!

UN CASO. Al menos si eres menor de 16 años.

COMIDA Y BEBIDA. Si piensas quedarte luego a almorzar.

RECAMBIOS Y HERRAMIENTAS. Por si tu bici se estropea a mitad de recorrido.

MUCHAS GANAS DE PEDALEAR Y DE CANTAR. La Bicicletada Escolar es una fiesta que recorre las calles de Zaragoza a golpe de pedal.

 

¿Qué hay que saber antes de ir a la Bicicletada Escolar?

NO ES UNA COMPETICIÓN. Se trata de un recorrido en bicicleta por las calles de Zaragoza, festivo y reivindicativo, en ningún caso es una competición.

PRECAUCIÓN DURANTE EL RECORRIDO. Aunque seremos escoltadas estupendamente pro la Policía Local, el recorrido está abierto al tráfico por que los papis y las mamis deberán estar siempre cerca de los peques para evitar que se salgan del trazado.

ESTUDIA LA RUTA. Es buena idea pensar el camino de ida y vuelta desde tu casa o tu cole, tratando que sea la mayor de éste por carriles bici o parques.

QUREMOS QUE TE QUEDES. Al final de la Bicicletada en la Plaza del Pilar  habrá actividades que forman parte del encuentro internacional alrededor de la bici que esos días acoge Zaragoza: http://www.laciudaddelasbicis.org/

cartel-XI-BicicletadaESCOLAR-2017PEGATA_WEB

Texto tomado de: Eldiario.es

Image result for Marina Jaber

Foto Corriere della Sera

Las chicas no montan en bici. En Irak no hay ninguna ley que lo prohíba pero es así. Todo el mundo lo sabe. También Marina Jaber, la joven artista de 25 años que ha roto esa norma. La historia comenzó hace un año como un proyecto para una instalación en un festival de arte en el que trató de responderse a la pregunta: “¿Y qué pasa si lo hago?”.

La respuesta fue descubrir que la bicicleta podía convertirse en un símbolo de libertad y emancipación, una herramienta para enfrentar a la sociedad con sus propias tradiciones y reclamar los derechos de las mujeres.

Marina Jaber siempre quiso tener una bicicleta roja, cuenta a eldiario.es desde su casa en Bagdad. Y hubo un momento en su vida en el que estuvo cerca de cumplir su sueño. Su primo tenía una, que solían compartir. Cuando, a consecuencia de la guerra, en 2004, parte de su familia se marchó del país, él le regaló la bicicleta pero su abuelo nunca se la dio. La vendió. Las chicas no montan en bici.

Marina tenía unos once años, como Wadja, la protagonista de La bicicleta verde, la película en la que Haifa Al Mansour retrató el peso de los prejuicios sobre este tema en la vecina Arabia Saudí.

Hace un año y medio pedaleó por fin sobre una bicicleta roja. Fue en Londres. “La familia de mi prometido vive en Reino Unido y fuimos a visitarles. Él sugirió que alquiláramos unas bicis. Eran todas rojas, parecían regalos de Navidad, muy bonitas”, recuerda.

—Pero yo no sé montar en bici –dudó.

—Me dijiste que solías hacerlo de pequeña.

—Sí, pero lo he olvidado.

—Hay ciertas cosas que nunca se olvidan, prueba.

Aquella experiencia la turbó, fue contradictoria. “Por un lado me sentí feliz, muy orgullosa de mí misma conduciendo una bicicleta pero al mismo tiempo no me gustó ese sentimiento. Era solo una bici, debería sentirme así con cosas importantes, no eso, y me preguntaba por qué no podía hacer lo mismo en mi país, por qué no está permitido. ¿Realmente es algo que no se acepta o es que simplemente hemos dejado de hacer estas cosas?”, se preguntaba.

“Sentí miedo, como si estuviera haciendo algo malo”

Jaber se graduó en Biotecnología y ha trabajado como nutricionista pero desde hace un tiempo se dedica a las artes. Fue en un seminario impartido por el artista alemán Fabian Knecht donde surgió la idea de recorrer las calles de Bagdad en bicicleta. Ese sería su proyecto, una instalación de fotografías y vídeo para mostrar el impacto social de la acción que se expuso en abril del año pasado en el Festival de Arte Independiente Tarkib.

El origen de la idea fue crear una instalación de fotografías y video para el Festival de Arte Independiente Tarkib | Imagen: Ayman Al Amir
El origen de la idea fue crear una instalación de fotografías y video para el Festival de Arte Independiente Tarkib | Imagen: Ayman Al Amir

El proyecto se pergeñó a escondidas de su familia. “Ni mi padre ni mis hermanos hubieran estado de acuerdo, tuve que mentirles. Ellos pensaban que yo me iba a trabajar y en realidad había dejado el trabajo para montar en bici”, cuenta.

Al principio recorrió las calles del centro, como Abu Nuwas, y de ahí fue hasta barrios más populares y conservadores donde la experiencia no fue tan positiva. Comentarios desagradables, miradas, empujones… “Sentí miedo, como si estuviera haciendo algo malo y empecé a cuestionarme qué estaba haciendo. Me decía a mí misma que no era necesario. El corazón me latía con fuerza”, recuerda.

Entonces se topó con un soldado que estaba cerrando la calle con unas vallas. Ahí reconoce que estuvo a punto de darse la vuelta, instalada en esa idea de que estaba haciendo algo malo, pero el hombre cogió la valla y le abrió el paso. “¡Sí! Eso es’, me dije. ‘Tengo que forzarme en esta sociedad, cómo voy a querer que las chicas se rebelen por sus derechos si yo no me atrevo a ir en bici”. Aprendió la lección.

“Tuve esa idea de cambio, que puedes hacer cosas nuevas, que una persona puede hacer cualquier cosa aunque esta no sea común. La gente tiene que acostumbrarse”, como el tendero que la miraba fijamente con gesto de desaprobación, una fotografía que se hizo viral en internet. “Después de un rato dejó de mirarme y siguió con su trabajo, yo toqué el timbre y ya no volvió a mirarme más”.

“Mis hermanos dejaron de hablarme”

Su familia no visitó esa primera exposición pero en octubre hubo una segunda muestra ampliada, con más fotografías en otros lugares. Algunas se compartieron en Instagram bajo el hashtag en árabe #Iamsociety. “Al día siguiente mis fotos estaban en todo internet”. El impacto en las redes sociales fue masivo. Marina recibió cientos de mensajes de apoyo pero también numerosas agresiones. “Mis hermanos se enteraron y dejaron de hablarme. Piensan que es como insultarles, como si los estuviera poniendo en riesgo”.

Bajo el lema "I am society", la artista quería mostrar el impacto social de ver a una mujer montando en bicicleta | Imagen: Ayman al Amir
Bajo el lema “I am society”, la artista quería mostrar el impacto social de ver a una mujer montando en bicicleta | Imagen: Ayman al Amir

Lo que más le sorprende es la diferencia entre el mundo virtual y la vida real. “En las redes sociales todo es tan diferente. La gente real, en la calle, no tiene ningún problema pero en las redes hay tanta gente mezquina. Incluso amigos que se burlan de mí, que comparten fotos diciendo lo estúpida que soy. Eso me entristece, gente que no dice nada a la cara pero lo hacen en internet”, lamenta.

En la balanza han pesado más los apoyos. Otras chicas se han animado a usar la bicicleta, mucha gente le ha escrito expresándole su deseo de unirse a ella y, desde entonces, se organizan periódicamente paseos en bici por las calles de la ciudad. “La gente me dice que ahora Bagdad se ve mucho mejor, que les hago sentir en los setenta, cuando era habitual que las mujeres montaran en bici”.

“Bien hecho por comenzar una revolución”, le comentaban hace unos días en uno de sus perfiles en las redes sociales. Marina Jaber comparte ahí su día a día con la bicicleta, que se ha convertido en su medio de transporte. El pasado domingo, por ejemplo, subió una fotografía de su bicicleta, a la que ha bautizado como “the iron horse” (el caballo de hierro), en un aparcabicis que había instalado el dueño de una cafetería el día después de que ella le comentara que tenía problemas para dejar la bicicleta allí. Pequeños cambios cotidianos.

“Con la guerra estábamos ocupados en lo grande”

Esta experiencia ha hecho que la joven artista se plantee por qué “hay tantas cosas con las que las mujeres están de acuerdo”, por qué no es común ver a una chica haciendo deporte en público, corriendo por la calle, en las gradas de los estadios… “Pero esto no lo he hecho solo por las mujeres sino por todo lo que hemos dejado de hacer”, y admite que la guerra ha sido una de las principales razones.

Ahora se organizan quedadas mixtas para recorrer en bicicleta las calles de Bagdad | Imagen cedida
Ahora se organizan quedadas mixtas para recorrer en bicicleta las calles de Bagdad | Imagen cedida

“Con la guerra estábamos ocupados en lo grande, sobrevivir, tratar de mantenernos a salvo, con explosiones, con gente muriendo frente a nosotros, eso nos hizo olvidar las pequeñas cosas. Habrá quien piense que es estúpido, que no es relevante, pero son las pequeñas cosas lo que verdaderamente importa. En otros países es normal y por eso no se aprecia. Aquí en Irak sí lo apreciamos porque no es tan fácil”, destaca.

A Marina Jaber la llaman “la chica de la bici”. La popularidad también le ha abierto los ojos sobre otros problemas a los que se enfrentan las mujeres. “Empecé a recibir muchos mensajes de chicas diciéndome lo fuerte que era, y me contaban sus vidas, cómo habían sido maltratadas por sus padres, hermanos, maridos, diciéndome que necesitaban una solución, que no sabían qué hacer”.

A una de ellas la acogió en su propia casa, donde vive con su marido. “Me he dado cuenta de que tengo que hacer algo más grande. Estoy pensando en crear un refugio para mujeres maltratadas. En Bagdad necesitamos refugios seguros. Las mujeres en esta situación no pueden huir. Sé que me tomará tiempo pero voy a trabajar en ello, tengo que ofrecerles un lugar seguro”, promete con la misma certeza con la que hace un año se dijo: “Tengo que montar en bici”.

Image result for Marina Jaber

Foto de:  Madame Figaro

Nube de etiquetas