Entradas etiquetadas como ‘fusilamientos’

Bicicletada de Memoria Histórica Zaragoza- Noviembre antifascista 2012-

Presentamos aquí información en imágenes de la Bicicletada de Memoria Histórica Zaragoza- Noviembre antifascista 2012- este texto está basado en el trabajo del Grupo de Educación de CGT y enriquecido en hipertexto para sevir como recurso pedagógico en E.S.O. o Bachillerato, pudiendo repetirse esta ruta ciclista que recupera parte de la memoria antifascista de Zaragoza.

El recorrido realizado comienza en el Barrio de Delicias (C/ Terminillo) baja a Predicadores donde estaba la antigua cárcel y subir después por Pº Constitución (“monumento a los esquiroles”) para seguir por Pº Sagasta hasta llegar al Barrio de Torrero donde se visita a el monolito a Ascaso (en la Calle Monzón), el cementerio (c0n la visita al memorial y a la tapia de los fusilamientos) y también la antigua cárcel de Torrero.

FINCA EL TERMINILLO

terminillo

File:Soldevila y Romero.jpg

Aquí donde empezamos nuestro recorrido, en las Delicias, estaba la escuela-asilo de San Pablo dirigida por el cardenal y senador conservador Juan Soldevila. De ideología ultra conservadora, era conocido por ser uno de los financiadores del Sindicato Libre (Sindicat Lliure). Los pistoleros mandados por el cardenal, por el gobernador civil de Barcelona, Severiano Martínez y por el ministro de gobernación Gabino Bugallal asesinaron el 10 de marzo de 1923 a Salvador Seguí, el referente de la CNT. Los Solidarios, en respuesta, ajusticiaran al Cardenal el 4 de junio de 1923 a manos de Francisco Ascaso y Rafael Torres Escartín. Tras ejecutar a Soldevila, Ascaso acaba detenido pero sus compañeros de la CNT consiguen liberarlo, se ve obligado a huir a Paris y de allí a Sudamérica junto a Durruti, vuelven a España en la II República fundando el grupo Nosotros. Ascaso murió el 20 de julio de 1936 mientras asaltaban el cuartel de Ataranzas donde se habían refugiado los golpistas de Barcelona.

CÁRCEL DE PREDICADORES

 

DSCN8215

DSCN8211

La cárcel de Predicadores fue desde mediados del siglo XIX y hasta 1928 la principal prisión de Zaragoza. A mediados del XIX fue convertido en cárcel de la Inquisición.  A principios del siglo XX el viejo caserón tenía muchos problemas de salubridad y de seguridad. En 1928, con la inauguración de la cárcel de Torrero, se cerró. En 1934 la vieja prisión de la calle Predicadores fue utilizada durante algunos meses para albergar a presos encarcelados en aplicación de la Ley de Vagos y Maleantes. Asimismo, en junio de 1938, en plena Guerra Civil, la cárcel fue utilizada para encerrar a varias decenas de presos. Algunos iban a trabajar como mano de obra barata a empresas situadas en el centro de la ciudad. Otros eran empleados en las obras de adecuación y reforma del edificio. En un principio se pensó que fuera utilizado para encarcelar a parte de la población reclusa masculina que entonces se hacinaba en la cárcel de Torrero, pero más tarde se decidió que a este espacio fueran a parar las más de 500 mujeres (algunas con niños pequeños) que se hacinaban en el reducido pabellón femenino de  Torrero.  Desde 1939 hasta 1954 prisión fue utilizada como prisión de mujeres. Dentro de sus muros, algunas mujeres y niños murieron a consecuencia del hambre, la miseria y las enfermedades

MONUMENTO A LOS ESQUIROLES

DSCN8218

DSCN8219

Inocencio Domingo de la Fuente protagonizó uno de los atentados más impactantes ocurridos en la ciudad: la muerte a tiros de tres funcionarios municipales –el arquitecto José de Yarza Echenique, el ingeniero César Boente y Alvarez y el empleado Joaquín Octavio de Toledo Errazu- cuando realizaban tareas de reparación, el 23/08/1920, en las instalaciones del alumbrado eléctrico urbano, estos tres hombres eran conscientes de estar contribuyendo a la derrota de la huelga que desde hacía algunos días protagonizaban los obreros encargados de esas faenas, trabajadores de condición mucho más humilde que la de esos funcionarios que voluntariamente se prestaron a actuar como esquiroles. Detenido Domingo, fue condenado a 90 años de prisión saldría libre con la República.  La guerra le pilló en Segovia donde  cayó en manos de los fascistas los cuales  prefirieron canjearle por un sacerdote preso en zona republicana. Tras sobrevivir a la guerra y huir a Francia sería detenido por los nazis. Aunque ya era un hombre entrado en años no por ello su carácter combativo se arredraría y con su trabajo de agitación conseguiría forzar la insubordinación de toda la compañía de ferroviarios en la que había sido encuadrado en los campos de trabajo de la isla de Jersey, en el canal de la Mancha.  Una vez más lograría salvar el pellejo, para morir en un asilo de Hyéres ya entrado el año 1966, cuando contaba 74 años de edad.

LA IGLESIA DE LOS ITALIANOS (Iglesia de San Antonio)

Mausoleo financiado por Benito Mussolini para los soldados italianos muertos que lucharon en el bando franquista durante la Guerra Civil. Construido por Víctor Eusa, arquitecto carlista,  siguiendo los cánones fascistas de arquitectura, se inauguro en 1945. La torre sirve de osario para más de 2000 soldados italianos exhumados y enviados desde distintas partes del Estado. Según una placa de la Torre de San Antonio se recuerda a 4183 italianos. Entre ellos a los 546 brigadistas de la Brigada Garibaldi que llegaron como voluntarios a luchar contra el fascismo y dejaron su vida por la República, 22  de ellos descansan aquí.

DSCN8222DSCN8220

MONOLITO A JOAQUÍN ASCASO

Joaquín Ascaso  fue de profesión obrero albañil, afiliado desde joven a la CNT, detenido en varias ocasiones por sus actividades sindicales por lo que huyó a Francia hasta el advenimiento de II República. Viéndose muy influenciado por la Sublevación de Jaca, con la ejecución de Fermín Galán y García Hernández, Ascaso entendió que la vía revolucionaria era legítima. Ascaso, durante los años de la II República, se convirtió en un líder de la CNT, con diversos grados de radicalización,  formó parte de grupos de afinidad anarquista como el grupo Los Indomables, y en ocasiones, colaboró con el grupo Los Solidarios- Nosotros de Durruti, de su primo Francisco Ascaso, García Oliver y otros. Pertenecía, por tanto, al sector más radical de la CNT. Formó también parte de la FAI (Federación Anarquista Ibérica) .

DSCN8227

DSCN8228

El inicio de la Guerra Civil española le sorprende en Barcelona y en el contexto de la Revolución Española de 1936, parte hacia el Frente de Aragón, primero integrado en la Columna Durruti y posteriormente en la Columna Ortiz. Recibió el nombramiento oficial de delegado gubernamental del Consejo Regional de Defensa de Aragón el 19 de enero de 1937. Tras la disolución del Consejo, fue detenido por orden del Gobierno de la II República el 19 de agosto de 1937, bajo la acusación de contrabando de joyas y otros delitos. Finalmente se marchó a Francia, estableciéndose en Venezuela. Allí formó en la década de 1960 el grupo anarquista Fuerza Única, junto a Antonio Ortiz y otros anarquistas españoles en el extranjero.

CEMENTERIO DE TORRERO

DSCN8229

El monumento memorial levantado en Torrero en recuerdo de las víctimas de la represión franquista fusiladas en Zaragoza y su entorno, recoge los nombres de casi 3.000 personas ejecutadas en la capital aragonesa, pero fueron muchas más. Los colectivos relacionados con la recuperación de la memoria histórica calculan que hay cientos de desaparecidos que no han sido identificados. De hecho, de las 3.543 placas de acero galvanizado que componen la obra, 607 carecen de “dueño”.

La propuesta del memorial partió de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón (ARMHA) que desde su creación no ha dejado de reivindicar la memoria y la dignidad de las víctimas del golpe y de la dictadura franquista.

DSCN8234

DSCN8233

El Memorial fue diseñado por Fernando Bayo, Miguel Ángel Arrudi y José Mª Castejón y documentado por los historiadores de la Universidad de Zaragoza: Julian Casanova, Angela Cenarro, Julita Cifuentes, Mª Pilar Maluenda y Mª Pilar Salomón. El monumento forma una espira en una superficie de 3.500 metros cuadrados incluyendo 3.543 placas de metal de 90 centímetros de altura con el nombre de la víctima, la fecha de fusilamiento y la edad del fallecido. De ellas, hay 600 en las que sólo aparece la leyenda hombre o mujer puesto que sólo se tiene constancia de su edad, sexo y el día del fusilamiento. La espira de placas conmemorativas está acompañadas de plantas aromáticas a modo de jardín y finaliza en un cubo de 4x4x4 metros en color rojo simbolizando el sufrimiento de aquella época con la inscripción de las palabras del poeta Luis Cernuda: “Recuérdalo tú, recuérdalo a otros”.

En la tapia trasera del cementerio de Torrero, junto a lo que hoy es el Mausoleo de Joaquín Costa, 3.543 personas  fueron fusiladas en Zaragoza víctimas  de la represión de todas las edades -de 13 a 84 años, 3.096 durante la guerra civil y 447 durante la posguerra-  hasta el 20 de agosto de 1946. Al principio, en los meses que siguieron a la sublevación, los detenidos no pasaban por tribunales militares ni consejos de guerra y, tras ser asesinados, sus cadáveres quedaban abandonados a orillas del canal Imperial, en los descampados de Valdespartera o en los barrios rurales que rodeaban a la capital. Unos meses después, puestos ya en marcha los juzgados militares, la mayoría de las ejecuciones se llevaron a cabo en la tapia trasera de este Cementerio, junto al mausoleo de Joaquín Costa.s fueron ejecutadas durante la Guerra Civil de 1936 – 1939,  hasta el 20 de agosto de 1946, fecha del último fusilamiento- Sus restos fueron encontrados en dos grandes fosas comunes en 1979, escondidos y olvidados durante más de cuatro décadas.

Frente al muro de los fusilamientos se escuchó parte del relato de Gumersindo de Estella que cuenta las memorias de “Tres años de asistencia espiritual a los reos”,  (Fusilados en Zaragoza, 1936-1940, Mira editores), un diario que Gumersindo de Estella (Martín Zubeldía Inda, Estella, 1880-Pamplona, 1974) mantuvo oculto por miedo a las represalias, pero que redactó con una clara vocación de testimonio para generaciones futuras.

DSCN8231DSCN8235DSCN8237DSCN8240DSCN8242

CÁRCEL DE TORRERO

Inaugurada por el dictador Miguel Primo de Rivera el 5 de octubre de 1928, Este centro penitenciario acogió a lo largo de su historia, a miles de presos políticos y sociales. Apenas dos años después de su apertura, sus celdas sirvieron para custodiar a un buen número de opositores a la monarquía encarcelados tras la “sublevación de Jaca”. Ya durante la República, cientos de obreros, singularmente anarcosindicalistas fueron encarcelados tras numerosas insurrecciones. Tras la sublevación militar de julio de 1936, la cárcel pr

ovincial volvió a abarrotarse de militantes antifascistas, presos que sufrieron hasta un bombardeo de “los suyos”, de la aviación republicana, saldado con un muerto y decenas de heridos.

Durante la dictadura, por la cárcel pasaron maquis, militantes antifranquista, activistas del movimiento obrero, estudiantil y ciudadano, homosexuales… La amnistía promulgada tras la muerte del dictador supuso, en cierta medida, un punto y aparte en la historia de la prisión, aunque lo riguroso de su reglamento y las lamentables condiciones de sus instalaciones dieron ocasión a sonados motines de los presos comunes agrupados en la COPEL.

DSCN8246

Nuestro recorrido finalizó con un vermú solidario en la antigua cárcel de Torrero, hoy CSO Kike Mur.

 

 

 

 

 

 

 

 

Nube de etiquetas